Twitter icon Facebook icon

HISTORIA

El núcleo fundante y administrativo de lo que hoy es el eje de desarrollo del este rionegrino, fue en un comienzo Carmen de Patagones. Ella acunó en su regazo el sueño y la necesidad de establecer una Guardia que fuera sostén, contención y delimitara el territorio colonizado de entonces. He ahí la necesidad de fundar la guardia militar que llevaría el nombre del entonces presidente de la Nación, el General Mitre.

Aquella comisión de vecinos maragatos reunida con el Comandante Julián Murga al frente, envían una nota al Ministro de Guerra y Marina proponiendo dos lugares para la fundación de la guardia militar ante el ya insostenible avance de los malones; uno Boca de la Travesía a más de 25 leguas del pueblo del Carmen y otro China Muerta  a sólo 14  leguas aproximadamente.

Autorizado el Coronel Murga a levantar el fuerte en China Muerta , más cercano y por ende con menos personal va a visitar el lugar y como dice la historia “pone sus ojos en el sitio conocido como Potrero de Antonino” y dirigiéndose luego al Concejo Municipal solicita media legua de terrero para erigir allí la guardia y deciden su fundación sobre la barranca norte del río.

El 14 de Diciembre de 1862 finalizados todos los trámites correspondientes resuelven salir el día 15 por la madrugada desde el Fortín Invincible, poniendo  el capitán Mariano Bejarano en marcha la tropa compuesta por 30 soldados y 20 presidiarios e  inaugura el 16 de Diciembre de 1862 un fortín , rodeado de profunda fosa en todo su perímetro.

La incipiente guardia era una edificación compuesta por cuatro piezas con aberturas -puertas y ventanas- cerradas con esteras de junco, un gran corral de palo a pique para la caballada  y curiosamente el color empleado para pintar el establecimiento fue el verde y el celeste, cualquier similitud con la actualidad es pura casualidad.

Esta guardia  militar al fin, nace dispuesta a proteger a los pobladores que habitaban los establecimientos rurales de la ribera norte dedicados a la agricultura y ganadería contra posibles malones del oeste.

Pero el calor de enero de 1863 trajo vientos de rebeldía y la pequeña guarnición se subleva;un presidiario, Juan Fleites es el cabecilla, el valiente alférez Gazzano intenta imponerse resultando gravemente herido y en su desesperación intenta cruzar a la otra orilla del río pero no le dan ya las fuerzas y se ahoga en el intento.

La “trifulca” sigue, toman prisionero al capitán Diaz y el alférez Tomás Cueto escapa y llega al Fuerte de Patagones con la noticia. Los sublevados imaginan y esperan la represión y adelantándose a ello incendian ranchos, saquean negocios y “boliches” y tomando la caballada de la Guardia escapan hacia el río Colorado.

Vendrían las familias a afincarse y a darse al trabajo en las quintas  y el cuidado de animales , la delineación de solares y de calles va dando forma y organicidad al sitio, así galeses,ingleses, suizos y oficiales del ejercito y soldados con sus familias lo van poblando.

La firma comercial Aguirre y Murga de Patagones promete colonización alemana que nunca llega y hacia 1865 hay testimonios de la construcción del primer canal de riego sobre tierras rionegrinas, como lo fue el “Canal de los Sanjuaninos”, tal era la  procedencia de los operarios que intervinieron en la obra.

El “Potrero de Antonino” sigue creciendo y el año 1878 recibe a la primer maestra;la señorita Carmen Merez de Avenente,una suiza y con doce mujeres y seis varones como alumnos comienza a funcionar la que sería la escuela del lugar, según reza el relato sobre Guardia Mitre de una de sus hijas  dilectas y reconocidas: la señorita Emma NOZZI.

Los vaporcitos de la Escuadra del Río Negro pasan y amarran en sus costas, el General Conrado Villegas a su paso en 1881 designa al lugar con el nombre de Coronel Pringles , nombre que sería abandonado con el tiempo y los barquitos reemplazados por la histórica balsa, conocida hasta nuestros días como “la Balsa de Sauce Blanco”.

El 10 de diciembre de 1886,la población votó eligiendo sus primeras autoridades y así quedó constituida la Primera Corporación Municipal de Guardia Mitre: Tomás KINKAID (Presidente), Francisco FAGOAGA, Pascual VICENTE, Manuel MIGUEL, Tomás DEACON (integrantes de dicha Corporación), y Juan SILVA (Juez de Paz).

Dos años mas tarde contarán  con un  edificio afectado a ese fin y sucesivamente  irán  surgiendo  la Iglesia y el Colegio de  las Hermanas, por  iniciativa  de los  mismos  vecinos, más  tarde  el Juzgado  de  Paz, el cementerio y la Oficina de Correos.

En 1899, se produjo una gran inundación que cubrió al poblado en su totalidad, lo que obligó a los habitantes a refugiarse al pie de la cuchilla o ensanche. Al retirarse las aguas muchos pobladores regresaron al antiguo asentamiento , otros optaron por quedarse donde estaban; por ello la “división” de la localidad en Pueblo Viejo y Pueblo Nuevo.

Las primeras décadas del siglo XX sorprenden a Guardia Mitre en un momento de esplendor y crecimiento, habían llegado inmigrantes de distintos países. Un inmigrante italiano de apellido Nozzi abre la primer farmacia del lugar y al momento del  Centenario de Guardia Mitre, sería su hija Emma (Nozzi) quien recopilara y diera a conocer en detalles la historia de la localidad.

Mucho tiempo pasaría de aquellos días fundacionales hasta las leyes de territorio, provincialización y el mágico día – el 27 de Mayo de 1987- momento en que el presidente Raul Alfonsín saliera a los balcones del Ministerio de Economía en Viedma y allí frente a la barranca norte justamente , dijera que el Eje Viedma-Patagones -Guardia Mitre sería la nueva capital del país. Ley que luego quedó trunca.

 *Reseña realizada por Liliana Verbeke, Diplomada en Preservación del Patrimonio N y C. UBP.